En este vídeo, Julio Gómez nos da un guía universal para iluminar una escena cinematográfica como un profesional.

Desde lo más básico hasta los pequeños detalles, este vídeo te enseñará paso a paso a entender cómo iluminar una escena, como un profesional para obtener el mejor resultado. Aprenderás cómo manipular la luz para crear diferentes atmósferas y realizar la narrativa visual de tu proyecto. Todos estos consejos profesionales te ayudarán a crear unas escenas con una iluminación de gran calidad.

A la hora de decidir la iluminación de una escena y antes de hacer un listado de las fuentes que vamos a utilizar en cualquier proyecto, conviene pararse a pensar en toda una serie de consideraciones previas imprescindibles para llevarlo a buen puerto.

Analizar la escena

Comenzamos con el aspecto general que va a tener la imagen, o en su caso a los diferentes aspectos que van a asociarse a personajes, lugares o situaciones. Es evidente que este proceso se debe dilucidar siempre de acuerdo a la intención creativa de la persona que dirige.

Una vez que hemos realizado la preproducción del proyecto, si dirección de producción no tal tiempo para ello, no centraremos en el declose por escena, con particular atención a la intención dramática que tiene cada una de ellas para el espectador, pero respetando de manera escrupulosa el encaje de dichas escenas en el contexto total. Los árboles nos tienen que dejar ver el bosque. Y solo entonces podemos entrar a valorar las necesidades de específicas de cada uno de estos bloques. En lo que respecta a la iluminación, las bases que determinan la elección de la fuente de luz son las siguientes.

En qué escenario se va a grabar

En primer lugar, se trata de un rodaje en interiores, en exteriores o una combinación de ambos. Sin conocer este dato fundamental, no podemos pasar a los siguientes. Hay fuente de luz en el entorno que no podemos controlar, van a permanecer fijas, van a variar de posición, van a cambiar de as y no solo hay que pensar en nuestras limitaciones logísticas reales, sino también en aquellas propias de la situación que vamos a representar en la pantalla.

¿Cuál es la hora del día en la escena? ¿Ocurre de día o de noche? ¿Cuánto tiempo diegetico va a transcurrir? ¿En qué lugar se supone que ocurre la acción? ¿Y cuántos personajes van a participar en ella? ¿Cómo se van a mover? ¿Cuánto? ¿Cuándo? Van a estar todo el tiempo en cuadro o van a entrar o abandonarlo en un momento concreto? Puede que entren y salgan constantemente. Puede que se le dé la libertad a los actores para moverse en el escenario y se le siga con cámara en mano, en cuyo caso la iluminación debe ser muy diferente a un caso en el que haya marcas y una coreografía precisa.

Comprobar que el equipo es adecuado para el entorno

Y no abandonamos ahí las consideraciones dependientes del encuadre porque hay otra extremadamente importante. ¿Se ven los techos? ¿Se ven los suelos? ¿Se ven parcialmente o en 360 grados? O lo que es lo mismo, podemos cambiar trípodes, banderas, Hollywood, necesitamos un truce en lo alto o cubrir la luz como un falso techo de muselina o emplear prácticos para falsear el origen de la fuente de luz en el plano. También es importante saber si hay efectos prácticos que requieran, por ejemplo, girar una luz. Hay fuentes de luz cuya temperatura no podemos modificar en el plano, televisiones, monitores, neones que aparecen en la escena.

Realizar los ajustes necesarios

Sumando todos estos elementos, debemos planificar cómo mantener la continuidad lumínica que se establezca en la escena, por ejemplo, si hay un juego de plano y contraplano.
Parece lo más sencillo del mundo, pero un plano contraplano te puede complicar mucho la vida. Por último, hay elementos que dependen del equipamiento de cámara, la sensibilidad del sensor que haya establecido dirección de fotografía para la escena, combinada con la apertura de diafragma escogida, con la óptica menos luminosa que se va a utilizar, y muy especialmente necesidades especiales de exposición que acompañan a dos tipos de rodajes más complejos para iluminar, macro y alta velocidad.