Mostrando productos de Barcelona Cambiar a Madrid
En Shoot&flash no distinguen económicamente entre una sesión fotográfica o una grabación y, además, los techos del estudio están preparados para absorber el sonido y el ruido.

Shoot&Flash: lo quiero, lo reservo, lo alquilo

A través de un calendario online se puede visualizar la disponibilidad del estudio y reservar desde la página web de forma sencilla, rápida y cómoda

Eric y Joan Martín están a la cabeza de Shoot&flash y, a la par, pertenecen a la productora Let’s Media, formando equipo con Carlos Cabrera y Estefanía Muñoz. A raíz de su experiencia con el alquiler de otros estudios fotográficos para la actividad de la productora, decidieron crear su propio lugar de trabajo para ponerlo a disposición del cliente que lo necesitara a un precio muy asequible y con todas la ventajas que a ellos les hubiera gustado tener cuando se veían en la necesidad de contratar los servicios de otros estudios.

Shoot&Flash está situado a las afueras de Barcelona, en el Prat de Llobregat, muy próximo a la estación de Renfe y en una zona muy tranquila sin apenas tráfico. El equipo afirma que una de las cosas que más gusta a los clientes, aunque pueda parecer extraño, es precisamente la ubicación en esta zona. “A pesar de no estar en Barcelona, a veces, es más cómodo porque muchos estudios están en el centro de la ciudad y es necesario buscar parking o subir escaleras con el material”, apunta Eric Martín. El estudio da a una calle peatonal, con lo que la descarga de material se puede hacer de manera cómoda y sin prisa, y hay un parking abierto y gratuito a 2 minutos del local. Algo que es de agradecer por la comodidad y el ahorro económico.

El estudio se compone de 120 m2 útiles con espacios bastante modulares y dos zonas independientes de trabajo: una con ciclorama de veinticinco metros cuadrados de base y otra con portafondos para vinilos y fondos de colores que se puede convertir en un aula para impartir clases. También una zona de descanso con café gratuito para clientes y un pequeño vestuario con doble espacio para maquillaje. Además, todo el estudio está preparado para la grabación. “Tenemos todos los techos preparados para absorber el sonido e insonorizar la estancia para la grabación de vídeo”, apunta Eric Martín. Ambas zonas de trabajo tienen un pack de iluminación estándar asignado que está incluido en el precio de contratación y, en caso de necesitar más servicios como alquiler de material adicional, más iluminación, croma o repintado del ciclorama, Shoot&Flash lo gestiona. “Queremos ponerselo muy fácil al cliente desde que entra en nuestra página web hasta que se va del estudio”, afirma Joan Martín.

«Queremos ponérselo muy fácil al cliente desde que entra en nuestra página web hasta que se va del estudio»

Reserva online

La mayor ventaja que aporta Shoot&Flash es su reserva totalmente automatizada a través de Internet. El cliente puede visualizar la disponibilidad del estudio a través de un calendario sincronizado, seleccionar los días y las horas en las que le gustaría disfrutar de los servicios del estudio, y reservar automáticamente a través del pago con tarjeta. Rápido, sin complicaciones y con total transparencia. En la página web están publicadas todas las tarifas con iva incluido, con lo que el cliente solo tiene que escoger la que más le conviene. Al día siguiente de haber hecho efectiva la reserva, alguno de los componentes del equipo se pone en contacto con el cliente para saber más sobre la actividad que va a desarrollar y las necesidades que requiere. “Una de las cosas que valoran más nuestros clientes es la atención personalizada que damos”, añade Joan Martín.

En una oficina dentro del estudio, pero apartada de la zona de trabajo, se sitúa la productora Let’s Media, que está a disposición del cliente para solventar cualquier imprevisto que pudiera surgir. Una luz roja dentro de la oficina, característica de los platós radiofónicos y televisivos, avisa a los miembros del equipo de que en el estudio se graba para así poder guardar el respetuoso silencio que se requiere en los rodajes.

Contratación por packs

En Shoot&Flash no se diferencia entre fotografía y vídeo: el cliente puede alquilar el estudio tanto para una cosa como para la otra sin sufrir cambio alguno en el presupuesto. El estudio se puede alquilar por horas, desde una hasta doce, que sería el día entero, o se puede alquilar por días y semanas completas. “Tenemos bonos para los fotógrafos con un trabajo asiduo y que gestionan el estudio como si fuera su propio espacio”, señala Eric Martín. Los bonos son de 15, 20, 25 o 30 horas y se van descontando las horas a través de un código de cliente introducido en el momento de hacer la reserva desde la propia página web. Es la forma más económica de tener un estudio de alquiler que puede salir por hasta 14 euros la hora. “Integrar el presupuesto del plató que alquilas a tu presupuesto para el cliente es complicado y como productora alguna vez hemos perdido algún proyecto por los precios desorbitados de otros estudios”, añade Eric Martí. Las dificultades económicas al alquilar otros estudios les hicieron abogar por unos precios muy competitivos y apostar por una total transparencia a la hora de publicarlos en su página web.

El estudio está preparado para todo tipo de sesiones fotográficas, castings y fittings, rodajes de vídeo o reuniones de equipos, workshops y talleres. Los hermanos Martín gestionan un estudio lleno de posibilidades y facilidades para el cliente, a quien se le tiene muy en cuenta para evolucionar e integrar cambios. Lo más importante para ellos es que “los clientes se sientan tan cómodos como en casa”.

«Tenemos bonos para fotógrafos con un trabajo asiduo»

Comments

Deja una respuesta

¿Eres humano? *