Mostrando productos de Barcelona Cambiar a Madrid
Nicolas Balantzian, Paula Costantino, Fran Castillo, Alberto Moraleda, Julio Arenas (de izq. a der.) y Jakob Karte, que no parece en la fotografía, forman el equipo de Golden Studio.

El estudio de fotografía y video en el Raval

Golden Studio cubre todas las necesidades que puedan surgir en una sesión fotográfica o en un rodaje profesional

En plena calle Joaquín Costa, en el corazón del Raval, este estudio que comenzó siendo un espacio de coworking de fotógrafos, ahora es un estudio especializado en fotografía y video. Entrar en Golden Studio es entrar en la Barcelona secreta: su espacio está ubicado en una antigua nave industrial con un encanto mágico, algo que saben apreciar muy bien los clientes asiduos que repiten. Apuestan por todo tipo de proyectos en el ámbito creativo, que es, al fin y al cabo, lo que les gusta hacer. Próximamente van a estrenar una localización, el Golden Loft, un espacio diáfano al estilo londinense.

“A día de hoy seguimos siendo un estudio de fotografía bastante conocido, pero se están empezando a hacer rodajes de vídeo, porque ofrecemos el estudio como plató para rodar, equipamiento técnico, o bien nuestro, o bien de proveedores, y estamos preparados para cualquier producción”, sostiene Fran Castillo, uno de los dos socios de Golden Studio. Sin quererlo, se han ido especializando en moda: por su plató han desfilado, nunca mejor dicho, infinidad de marcas como Desigual, Nike o Stradivarius.

Pero lo que empezó como un estudio fotográfico ha acabado siendo un espacio abierto a todo tipo de eventos. Hacen showrooms, presentaciones de producto, fittings, castings…

Y es que las posibilidades del espacio son enormes: 200m2 de estudio, 150m2 de plató con ciclorama en L de 6x9m, vestuarios con ducha, una sala de maquillaje, ventanales con posibilidad de luz natural, railes colgados con pantógrafos, fondo motorizado y demás equipamiento técnico al servicio de los clientes.

«Aún seguimos aprendiendo de los clientes que vienen»

Cómo nace Golden Studio

Golden Studio empezó su andadura oficial en enero de 2014 cuando Alberto Moraleda estrena el estudio en la actual localización. Fran Castillo se unió a él en septiembre de ese mismo año y empezaron a desarrollarse de man­era empresarial. Los dos son andaluces y los dos tienen una larga trayectoria en el mundo audiovisual: Fran en televisión y retransmisiones, y Alberto, en cine y publi­cidad. Ambos compaginan su labor en Golden Studio con proyectos personales. Dos especialistas del video que su­man sus conocimientos para ofrecer un servicio de calidad haciendo lo que mejor saben hacer. “Conocemos todos los departamentos”, apunta Alberto Moraleda, lo que hace que de sus servicios se sigan verdaderas necesidades.

Una de las cosas que más atrae a sus clientes es la ubi­cación y el emplazamiento del estudio. El edificio es una antigua nave industrial que conserva una chimenea típica de la época, lo que le otorga mayor encanto al lugar. “La gente entra en la Barcelona Secreta: un rincón de Barcelo­na que nadie conoce y, cuando lo hacen, se preguntan si es posible que esté en el centro de la ciudad”, comenta Fran. Otorgan mucha importancia a la ubicación en la que se en­cuentran, así como sus propios clientes que ven un valor añadido en que esté en el centro de la ciudad, a diferencia de la mayoría de estudios instalados en Poblenou. Quizá ese edificio tenga algo mágico debido a la cantidad de arti­stas y creativos relacionados con el mundo del diseño y el audiovisual allí instalados: maquilladores, estilistas, fotó­grafos… Todos ellos con ganas de crear un microcosmos de colaboración para nutrirse del propio medio y paliar las carencias que puedan tener unos y otros.

Multidisciplinares

“Poco a poco nos hemos tenido que ir adaptando y aún seguimos aprendiendo de los clientes que vienen”, sostiene Fran. Les gusta mantener una cercanía con el cliente que repite, pero entendiendo que necesitan espacio y libertad a la hora de trabajar. “Por lo general, con el cliente asiduo, llegamos a tener un contacto directo y familiar”, aclara Alberto, y apuntan que son una empresa que ha apostado por los servicios a causa de las necesidades de sus propios clientes: “Nos hemos visto en la labor de producir porque pasa por aquí mucha gente que necesita que entremos en la producción”. Se declaran abiertamente multidisciplinares: “Somos un estudio medio y podemos resolver cualquier situación en cuanto a recursos humanos, técnicos y servicios”. Sus instalaciones y equipamientos lo corroboran, y además cuentan con una red de proveedores con los que trabajan para multiplicar las posibilidades a la hora de satisfacer los requerimientos de los clientes.

Todo ello con unos precios competitivos, ya que intentan ajustar mucho los precio para ser asequibles en el medio: “Creemos que la relación calidad-precio es nuestro valor añadido”, sostiene Fran Castillo. La transparencia es uno de sus principios de base. “No queremos dar sorpresas, por eso tenemos publicadas las tarifas en la página web con consumo eléctrico incluido”, aclara Alberto Moraleda.

«Creemos que la relación calidad-precio es nuestro valor añadido»

Un lienzo en blanco

Por el plató de Golden Studio ya han pasado personajes como Carlos Latre, Perico Delgado o Boris Izaguirre. Y sus clientes han sido empresas de la talla de Seat, La Sexta, La Vanguardia, el magazine de El país y Granini, entre otros muchos. Obsesivos por las mejoras en el servicio y los pre­cios que ofrecen, se consideran poéticamente un lienzo en blanco: “Nosotros ofrecemos el lienzo tridimensional y el cliente pinta, contruye, hace escultura… “, sostiene Alber­to, y aclara Fran que “un lienzo en blanco es darle la posi­bilidad de pintarlo a la manera que mejor se le ocurra”. Lo siguiente: su nueva localización, el Golden Loft, situado en el mismo edificio que el plató, y que empezarán a alquilar próximamente. Golden Studio va creciendo planta a planta y día tras día, y el equipo que hay detrás, además del me­dio, también crece con ello.

Comments

Deja un comentario

veinte + siete =

¿Eres humano? *